Centro para el Estudio del Islam Político

La yihad

Primero que todo, el significado de yihad no es guerra santa. Yihad significa lucha y es una palabra que tiene muchos usos diferentes. La yihad es tan importante que está incluída en todos los textos islámicos: en el Corán, en la Sira (la biografía de Mahoma) y en el Hadiz (las tradiciones de Mahoma). La yihad representa el 24% del Corán tardío, el 21% del Hadiz de Bukhari y el 67% de la Sira. 

05-Text_devoted_to_jihad.png

La yihad es practicada de cuatro formas: puede hacerse mediante la espada, la escritura, el habla y el dinero.

Una defensa común que se hace de la yihad, es explicar que tiene dos formas: la yihad mayor, que es la lucha interna para superar los malos hábitos, y luego está la yihad menor, la referente a la guerra. El Hadiz Bukhari tiene cerca de 1,400 versos sobre la yihad, y solamente un 2% de esos 1,400 versos hacen referencia a la yihad como un esfuerzo religioso. Eso quiere decir que un 98% de los hadices tratan sobre la yihad como un acto de guerra. 

Mahoma no fue muy exitoso en la difusión del islam, hasta que se convirtió en un yihadista. Cuando Mahoma murió, todos los árabes eran musulmanes. Fue la yihad la que le entregó el poder a Mahoma.

La yihad es la mejor acción que un musulmán puede realizar. Si un yihadista muere en este esfuerzo, no sufrirá el castigo de la tumba o la incertidumbre del día del juicio, si no que irá directamente al paraíso, donde vivirá rodeado por las vírgenes celestiales del placer.

La yihad cambió completamente la historia y creó un nuevo panorama político. Oriente Medio, Turquía, Egipto y el Norte de África pasaron de ser una civilización cristiana a una civilización islámica. Durante siete siglos España y Portugal estuvieron bajo el gobierno islámico. Europa del Este, en particular los Balcanes, fueron gobernados por el islam. Durante los últimos 1,400 años al menos 270 millones de kafirs (no-musulmanes) fueron asesinados por la yihad.

undefined
Share